Emisor, Mensaje, Receptor


En todo proceso de comunicación escrita es necesario que el emisor tenga alguna información que comunicar, y que organice el mensaje de un modo que sea comprensible para el receptor.

En todo proceso de comunicación escrita existe un emisor, quien escribe un mensaje, y un receptor, quien lo lee.

Para que esto se produzca, es necesario que el emisor tenga alguna información que comunicar, y que organice el mensaje de un modo que sea comprensible para el receptor.

Al mismo tiempo, el receptor debe estar dispuesto a recibir y comprender el mensaje, y debe existir un medio físico que permita que se concrete la comunicación. También, la información debería atraer su atención, resultarle entretenida e interesante.

Al mensaje o conjunto de mensajes entregados por el emisor, lo llamamos texto.

A menudo, tú te enfrentas a distintos tipos de textos: relatos de aventuras, artículos sobre deportes, cuentos, ensayos de ecología, descripciones geográficas, narración de acontecimientos históricos, etcétera.

Como ya sabes, estos textos pueden ser clasificados -entre otras formas- en dos grandes grupos: textos literarios, en los que predomina la función estética, y textos informativos, que cumplen una función instrumental. En los textos literarios, el emisor puede respetar un orden lógico o apartarse de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada